6/14/2006

Mentiras

A todos algunas vez nos han dicho una mentira. De igual forma, todos también hemos dicho alguna por “X” o “Y” motivo. Algunas mentiras han sido famosas, tal como fue el caso de Bill Clinton, que le dijo a todos los ciudadanos que el no había tenido relaciones con la Lewisky, al final, gracias a un vestido, la verdad se conoció. Otros, recordaran esa frase que decía: “la cual aceptó”. Asimismo, ha habido mentirosos que han sido muy famosos como lo es el caso de Pinocho.

Cuando alguien te miente, sin duda, busca ocultarte algo. Cuando alguien pretende ocultar la verdad, ciertamente, subestima la inteligencia de uno. No me molesta que crean que uno estúpido, me molesta que estén seguros de eso.

El principal motivo por el que las personas mienten es por miedo. Mentir implica estar en una constante angustia temiendo ser descubierto; y ese temor lo lleva a mentir nuevamente, lo cual crea un círculo vicioso

Muchas veces solo hace falta prestar un poco de atención para darse cuenta de que una mentira comienza con rasgos reales y se desvanece con fantasías más o menos creíbles y razonables.

Para mi no existen mentiras piadosas, ni medias verdades, ni mentiras blancas… ¡no! Para mi lo único que existe es la verdad o la mentira. No existe un término medio. Lo que no es la verdad es indubitablemente una mentira. Cuando alguien dice una mentira es porque no quiere que la verdad se conozca. Y si no quiere que algo se conozca es porque no es bueno.

Mentir no es solo negar la realidad; Joan Fuster, ensayista, historiador, crítico literario y poeta, lo expresó de la mejor forma posible: “Muy a menudo, casi siempre, callar es también mentir”. También callar u ocultar algo tiene la misma intención que la mentira y tiene los mismos efectos.

Cuando tú ves un vaso de agua que está con líquido a la mitad; con toda seguridad, dependiendo de tu corriente filosófica, se podría decir que el vaso está medio lleno o medio vacío. Este ejemplo es diametralmente opuesto en el caso de las mentiras. Una mentira es y será siempre una mentira en toda su extensión aunque sea una media verdad.

Alguien que miente lo hace concientemente, por el motivo que sea. Por lo general la mentira se descubre porque no se puede mantener en la cabeza algo que no ha ocurrido o que sucedió de una forma distinta a la real. Pierre Corneille, dramaturgo francés, decía: “Hay que tener buena memoria después de haber mentido”. Y es muy sensato su razonamiento. En algún momento luego de haber mentido el subconsciente puede traicionarte y no tendrás otra opción más que aceptar que has mentido.

Alexander Pope, poeta inglés, exponía que: “El que dice una mentira no se da cuenta del trabajo que emprende, pues tiene que inventar otras mil para sostener la primera”. Nada más cierto que esto. Si alguien te miente por algo seguramente tendrá que inventar otras mentiras que validen la primera. Y con esto se crea una larga cadena de mentiras. En algún momento una de ellas se descubrirá y por ende todas saldrán al descubierto.

Esto de mentir es algo que va más allá de ser un antónimo de honestidad, es una patología, una enfermedad. Quien miente lo hace de nuevo. A este tipo de tipo de personas se les denomina Mitómanos, y ellos mienten, incluso, ante situaciones en las que no hay necesidad. Quien miente pone en juego su credibilidad. Alguien sin credibilidad es alguien sin palabra.

No soy la persona más honesta, ni más sincera del mundo pero por lo menos tengo claro que es una mentira…

7 Comments:

At 6/14/2006 04:11:00 p.m., Blogger Eduardo said...

Yo no me considero una persona exageradamente honesta, yo he mentido (no en grande, pero lo he hecho), y creo que todo el mundo lo ha hecho al menos una vez, podría ser algo… ¿Instintivo tal vez?, podría ser, desde mi punto de vista.

También me plantee eso de mentir o callar, y si era considerado igual… y sigo sin respuesta, personalmente.

Sin embargo, en algo estamos de acuerdo, mentir es extremadamente difícil, hay que ser todo un “profesional” para hacerlo...

SALUDOS!

 
At 6/14/2006 04:47:00 p.m., Blogger TICTAC said...

Tienes toda la razon!!!...es muy aparatoso mantener de pie tanta mentira, se necesitan muchos gigas de memoria ademas de malabarismos emocionales y creativos...mejor semplificar y resignarse a ser honestos, aunque hoy en dia suena casi a trasgresion!! jajajaja...
ya que hay mentiras de copyright, como mencione' en uno de mis posts.
un saludo!

 
At 6/14/2006 05:06:00 p.m., Blogger El loco said...

Ramón estoy de acuerdo contigo, mentir es facil, más no es facil mantener esa mentira, mi viejo siempre dice que primero se agarra a un mentiroso que a un cojo...todos mentimos en algun momento por alguna razón...no juzgo a nadie...pero hay gente que miente por placer, otros porque se lo creen(mitómanos) y otros porque tienen miedo a ser diferentes y que los juzguen, en fin cada quién lleva su cruz. Excelente post y gracias por pasar siempre por el manicomio

 
At 6/14/2006 11:24:00 p.m., Blogger Blogadikto said...

Muy buen post, prefiero la verdad mas dolorosa que la mentira mas pequeña...
Lastima que muchos no lo entiendan asi y actuen mientiendo para salvar una situación incomoda para ellos. Creo que los mitómanos terminan por creer sus propias mentiras lo cual lo hace aún peor debido a confundir sus propias realidades.

Un saludo como siempre.
Osvaldo.

 
At 6/15/2006 10:24:00 a.m., Blogger Mafalda said...

"una mentira dicha mil veces se convierte en verdad". eso lo dijo el perro de hitler.. mientras que arjona dice que una mentira que te haga feliz vale mas que una verdad que te amargue la vida.. el tema de la mentira tiene mucha tela que cortar.. las mentiras no son buenas pero reconozco que a veces yo recurro a eso que tu le llamas mentiras blancas o medias verdades.. debo cambiar y en eso estoy clara..lo acepto.. buen post chico..

 
At 6/15/2006 01:43:00 p.m., Blogger DJ JO3 said...

una de mis frases preferidas dice: "La verdad duele, por eso mentimos"
todos decimos mentiras, se ha vuelto una costumbre para unos mas habitual que para otros

 
At 6/15/2006 08:25:00 p.m., Blogger EnigmasExpress /Gandica said...

Jean-Francois Revel señala su frase de garra:
- La mentira es la principal fuerza que mueve el mundo.
Vaya que si le creo a ese muchacho loco.

 

Publicar un comentario

<< Home