5/12/2006

Yo fui Murphy en mi vida pasada

"Si algo puede salir mal, saldrá mal"
La ley de Murphy

Edward A. Murphy, Jr. era un ingeniero de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, nacido en el año 1917. Su trabajo en la Fuerza Aérea consistía en realizar pruebas con relación a la resistencia humana frente a la aceleración. En 1949, mientras realizaba una prueba donde se debían colocar 16 sensores en el cuerpo del voluntario del experimento, John Paul Stapp, existían dos opciones posibles de conectar los sensores, la correcta y la incorrecta, al parecer su asistente cometió un error y conectó los sensores de la forma incorrecta. Murphy al ver que no se habían podido medir los resultados del experimento gracias al error, al momento de conectar los sensores, por culpa de su asistente; exclamó: “Si hay dos o más maneras de hacer algo, y una de ellas puede resultar en desastre, entonces alguien lo hará”. Ese es el origen de la Ley de Murphy.

Un día llego a mis manos un libro titulado “La Ley de Murphy”; luego de leer ese libro encontré una explicación a mi mala suerte: Soy la reencarnación de Murphy. Sí, es así, o por lo menos eso creo. Si no de que otra forma se puede justificar que siempre se me rompe la punta del lápiz, o se agota la tinta del bolígrafo, cuando estoy tomando apuntes de la clase más importante de una materia en la universidad. O que la batería de mi calculadora científica dejara de funcionar justo el día que tenía que presentar un examen de matemática financiera.

De que otra forma se podría explicar que cuando tengo que ir a pagar la factura del teléfono y hay dos colas, elija la que elija, siempre me toca la cola más lenta. Si decido cambiarme de cola; en la que me encontraba hace minutos comienza a avanzar más rápido, y la cola donde me encuentro comienza a volverse lenta. Bueno, entonces resuelvo volver a la primera cola y lo que consigo es que se forme un tumulto y que todo el mundo se moleste conmigo.

Inmediatamente después de cortarme las uñas bien corticas, un zancudo me pica. Si me hago un corte de cabello y éste me queda horrible más tiempo tarda mi cabello en crecer de nuevo. Cuando estoy en el estadio de fútbol viendo un juego, solo harán un gol en el preciso instante en que yo deje de prestar atención. Los dos programas de televisión que más me gustan los pasan el mismo día, a la misma hora en distintos canales.

Bueno, esas son solo algunas de las cosas que me han llevado a pensar que soy la reencarnación de Murphy. Murphy fue mi antepasado.

2 Comments:

At 5/18/2006 05:33:00 p.m., Blogger Vigi said...

jajaja cuando el tiempo nos daba oportunidad para la vagancia me reunia con dos amigos en algo asi como una especie de club de Murphy, asi le dabamos explicacion a muchos hechos que nos pasaban en la semana. ya se que no tiene pies ni cabeza pero lo quise mencionar, muy entretenido tu blog, me gusta...

 
At 5/20/2006 11:12:00 a.m., Blogger Mafalda said...

todos tenemos algo de el... y su ley quiza tiene tanta vigencia por siendo algo tan sencillo y obvio nadie lo habia planteado...

 

Publicar un comentario

<< Home